Ramiro Jácome

Nació en la ciudad de Quito en 1948 y falleció en el año 2001. Pintor, grabador. Jácome, Autodidacta que a los 15 años se une al grupo de egresados de la escuela de Bellas Artes; de Iza, Román, Unda y otros, con quienes formaría el más constante grupo de feísmo. En 1968 hace su primera muestra individual. En el Anti- salón de 1969 Jácome fue la revelación, en sus trabajos se aprecia de un lado dibujo irónico y de otro un vigoroso feísmo resuelto con trazos muy libres. Con la obra, “Secuencia con modelo para video Tipe” gana el mariano Aguilera en 1979. Extiende su feísmo a la ordinariez de lo cotidiano con finas notas de humor, llegando al “Kitsch”(1988), pequeña serie que muestra los astros de la salsa y de la rocola. Desmitifica con nueva violencia visual mentiras históricas y cívico patrióticas que se aprecian en su muestra “500 años”(1992). Mención de honor en la Segunda Bienal de Cuenca.

 

ACTIVIDADES ARTÍSTICAS

COLECTIVAS MÁS IMPORTANTES

1969 Guayaquil, Anti Salón.

1970 Washington, BID (16 pintores ecuatorianos)

1975 Quito, Casa de La Cultura, 1 Salón Nacional.

1977 París, Centro D´ Art, Rive Gauche .

1978 Sao Paulo, Bienal, Salón de Dibujo.

1978 Quito, Banco Central, II Concurso Nacional de Artes Plásticas.

1979 Quito, Banco Central, III Concurso de Artes Plásticas.

1980 México, II Bienal, Domec.

1981 Quito, Salón del Premio de París,

1981 Cali, Bienal Americana De Artes Gráficas.

1981 Medellín, III Bienal.

1981 New York, VI Bienal.

1981 París, Las Halles.

1983 San Juan, VI Bienal Latinoamericana De Artes Gráficas.

1983 Lille, Pintura Ecuatoriana Contemporánea

1984 La Habana, I Bienal,

1989 Cuenca, II Bienal.

1990 Venecia, Bienal.

1992 Sevilla, Exposición Permanente.

1994 Quito, FLACSO (muestra Inaugural)

1997 Iberoamérica Pinta (itinerante)

PRINCIPALES INDIVIDUALES

1968 Quito, Centro de Estudios Brasileros

1970 Lima, Galería Trapecio.

1974 Quito, Galería Artes.

1975 Quito, Galería Altamira.

1976 Guayaquil, Museo Municipal.

1980 Washington, Galería de la OEA.

1981 Guayaquil, Galería Gala.

1983 Quito, Museo Camilo Egas.

1983 Guayaquil, Galería Perspectiva.

1985 Quito, La Galería.

1986 Quito, Galería Uno (trayectoria 1968 – 1986)

1998 Quito, Galería Banco Central.

2000 Quito, Casa de la Cultura.

2001 Quito Centro Cultural Metropolitano.

 

PREMIOS

1975 Primera Mención, I Salón Nacional, Casa de la Cultura, Quito

1978, Tercer Premio , III Concurso de las Artes Plásticas, Banco Central, Quito.

1979 Primer premio, Salón Mariano Aguilera.

1979 Segundo Premio, III Concurso Nacional de Artes Plásticas, Banco Central, Quito.

1981 Premio, Salón del Premio de París.

1989 Mención, II Bienal Cuenca.

CRÍTICA DE LA OBRA DE RAMIRO JÁCOME

Hernán Rodríguez Castelo.

Autodidáctico, se unió al grupo de egresados de Bellas Artes (Iza, Román, Unda) Con el que iba a constituir el más constante y seguro núcleo del feísmo que la generación irrumpente iba a oponer a la anterior-en buena parte informalista-. Con ellos se aprovecho de las lecciones de deformación de la figura de Benedetto y de los secretos de cromática y luz que le enseño, en su taller quiteño, Viola. De un vigoroso feísmo resulto con dibujo de dúctil con instrumentación lineal y manchas muy libres, pasa a experimentar diseccionando seres y situaciones –seres mostrados en grotescas fisiologías, un poco a lo Bacon-. Toda esta inquieta y lucida experimentación y búsqueda fragua es una expresión feísta de espléndido equilibrio entre esperpento y magia, entre grotesco y hieratismo.

Entre 1976 y 1980 multiplica memorables telas de este feísmo penetrante, rico de calidades empeñado a desacralizar desde el corazón de lo sacro.

Busco la expresión de inmediatez visual para cosas tan sutiles como la música (Pentágrama sacramental). Pero aquello fue un paréntesis insiste en el feísmo critico y esperpento. Mujer Neón (1986) con búsquedas cromáticas y rítmicas dinámicas, estigmatiza la movilidad vacía del sentido y la agitación febril y disolvente que caracteriza al mundo contemporáneo.

Por la revisión de su obra en su tramo final. Cuanto perdió la plástica Ecuatoriana con la muerte –en el 2001- de Ramiro Jácome, nadie como el alerta a las grandes perplejidades y angustias de fin del siglo XX ni con tanto poder para decir lo que desde ese mirador veía y sentía en formas visuales nuevas, fuertes, personalísimas, agudamente contemporáneas.

 

Lenin Oña

Presidente de la Sección Ecuatoriana de la Asociación internacional de Críticos de Arte (AICA)

Santiago de Chile, Agosto 8 de Septiembre, 1991.

De todos los autodidactas Ecuatorianos, Ramiro Jácome se destaca obteniendo sus mayores éxitos artísticos dentro de la neofiguracion, tendencia de la cual se inicio y a la cual a retornado de un breve paréntesis abstraccionista. Dentro de aquella línea, y de adentro de este en la temática urbana, la practica simultanea de la pintura, el dibujo y el grabado le han concedido versatilidad recursiva y posibilidades de proyección a un genero entre neocostumbrista y neohistoricista, que a diferencia de los tradicionales afinca su valor no en el documtalismo, sino en la recreación atípica de personajes y ambientes que resultan aludidos y no representados, aun en los trabajos mas próximos a su ilustración –sus libros “El Camino De El Dorado”, “Tipos Quiteños”, “Fantasmas Ilustres”, “Anónimos Famosos”- la contextualización realista que es desplazada por la ironía y un fantaseoso deambular entre el sueño y el recuerdo y en la búsqueda de lenguajes modernos inducidos por raíces culturales propias.

Prevalido del dominio de las libertades figúrales de la neoliberación se a enfrentado a asuntos que tienen que ver con la realidad del pasado y del presente asumida o como información, sino como comentario. En la exposición que acaba de presentar “500 años” se enzarza en preocupaciones que nunca ha abandonado, como a hacer uso del arte para interpretar su albedrio, la historia y el presente, a ratos con dramatismo, a veces con sarcasmo, pero siempre con ambición imaginativa.