José Unda

Nació en la ciudad de Quito, en 1948, pintor y dibujante, realizó sus estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes y en el New School of Art, de Toronto-Canadá.

En su juventud perteneció a un importante grupo de vanguardia en el Ecuador junto a los artistas Nelson Román, Ramiro Jácome y Washington Iza, quienes fueron denominados “Los cuatro mosqueteros‘’ En donde desarrollaron una expresión feísta en sus pinturas.

Unda viajó por muchos países y permaneció por más de 20 años en Canadá, en donde desarrolló el informalismo gestual, etapa de su vida artística con mucha libertad y una especial luminosidad, con favorables resultados.

 

ACTIVIDADES ARTÍSTICAS

Exposiciones colectivas más importantes:

1969 Bogotá, Museo De Arte Moderno.

1969 Guayaquil, Anti –Salón.

1969 New Yersey, Sidney Rotman Gallery.

1970/71 Quito, Galería Altamira.

1970 Washington, Sala Andrés Bello.

1970 Lima, Galería Trapecio.

1973 Caracas, Ateneo.

1984 Toronto, CitiDell Art Gallery

1991 Totonto, Royal Ontario Museum.

Individuales

1974 Bogotá, Galería Artes.

1979 Toronto, La Catinetta Gallery.

1981 Toronto, Estudio Gallery Nine.

1983 New York, Intar Art Gallery.

1888 Toronto, Gallery 208.

1989 Toronto, Christopher J. Cutts Gallery

1991 Toronto, Christopher J. Cutts Gallery

1991 Quito, Fundación Kigman

1993 Quito, Alianza Francesa,

1993 Quito, Fundación Cultural Exedra.

1994 Quito, Fundación Cultural Exedra.

1996 Cuenca, Galería Larrazabal.

1996 Santiago de Chile, Galería Arte Actual.

1997 Madrid, Casa de América.

1997 Guayaquil, Galería Madeleine Hollander.

1999 Quito, Galería Artespacio.

2000 Quito, Sala de Arte Contemporáneo.

2000 Hannover- Alemania, Feria De Hannover.

2002 Galápagos, Sala De Arte Bambú.

2003 Quito, Museo del Banco Central

2003 Ibarra, Sala de exposiciones temporales del Cetro Cultural del Banco Central

2006 Quito, Centro Cultural Metropolitano

2008 Quito, Galería Ileana Viteri.

2009 Guayaquil, Galería Mirco Rodick

2010 Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana

2011 Buenos Aires, Centro Cultural de Cooperación.

2012 Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana

Críticas sobre la obra de José Unda

Rosa Amelia Alvarado Roca, presidenta de la Casa de la Cultura, núcleo del Guayas.

la propuesta estética del maestro Unda va enraizada con los códigos que emanan desde lo ancestral, los mitos, el espíritu y el equilibro del universo, no hay vacíos en su obra, ni en su vida, el artista sostiene el cosmos y al habitante cósmico al filo de su pincel. Como si el lienzo fuera el espejo de la humanidad, a partir de la luz, el espectro cromático y el espacio.

Sonia Manzano Vela.

El discurso plástico de Unda, se nos presenta como una prueba irrefutable de que la pintura es virtual música que expresa a través del trazo, amorfo o definido, y del color e sus inagotables tonalidades. Melodía abstracta que se corporiza en la realidad del lienzo asumiendo las formas de “ Códigos Arcanos” o símbolos crípticos de Fatum inexorable que resulta indescifrable para la lógica convencional, las obrad e Unda resumen una visible movilidad a más de una energía lumínica que no desaparece ni siquiera en los momentos en los que los tonos neblinosos se priorizan por sobre los llamativos telúricos signos de la vida planetaria

 

Luis López Herrera (Miembro del Número de la Sociedad de Escritores y Artistas de España).

La obra de Unda, desde su pretérito a hoy, sigue los cánones señalados. Su abstracto es además, en el hoy, más vital y vivo. Las inclusiones en el lienzo y papeles siguen con los incognitos y más secretos a cuesta. Es la impronta Undiana .

Volvemos a decir que su pintura, en conjunto OPUS, sigue siendo crucigrama galáctico con formas en caprichos de geometría irregular, donde se entrelazan inclusiones de elementos que juegan con ensueños y más biología.

 

Marco Antonio Rodríguez

El abstracto de Unda es una esplendorosa efusión , exhalada desde lo más profundo de su inconsciente. Nada parecido en su abstracto a su pasmosa evolución de celebraciones antiguas y nuevas como el ser humano que forja sus series. Paraísos perdidos, confusión, amor, agonía, muerte, y resucitación perpetua. Ecos de voces de nuestros antepasados más remotos del lenguaje del hoy, y del mañana incierto. El abstracto de Unda es un monumental testimonio de la Humanidad, con sus caídas y levantamientos, sus alumbramientos y crepúsculos, sus habilidades y sosiego, sus devastaciones y abundancia. Algo muy profundo en el arte de Unda, es el discurrir de la humanidad a los largo de los tiempos.